Bienvenidos

Agenda de cursos y talleres

Nuestros cursos y talleres de formación se encuentran especialmente diseñados para potenciar un aprendizaje experiencial. Potenciamos un aprendizaje significativos adaptando los contenidos y dinámicas de trabajo a cada uno de los grupos de formación con los que trabajamos.

Formación en Hipnosis Clínica

Oferta formativa en Hipnosis Clínica para todos aquellos interesados en conocer y profundizar en este conjunto de estrategias y estructuras que aún perteneciendo al campo científico está salpicada de innumerables mitos  y falsas creencias. Nuestra discreta aportación al campo de la HipnosisClínicaconsiste en  divulgar los beneficios de esta técnica como coadyuvante a distintos  tratamientos e intervenciones terapé...

Dejar de fumar con Hipnosis

Existen diferentes tratamientos útiles para dejar de fumar. ¿Por qué elegir un programa que suma la Hipnosis?   Nuestro Programa Cambio natural: "Libre sin tabaco" ofrece un método rápido y eficaz, combinando técnicas sugestivas y cognitivo-conductuales para dejar de fumar. La hipnosis (terapia sugestiva) ha demostrado ser un tratamiento eficaz y breve. La mayoría de las personas que han dejado de fu...

123

A partir de septiembre de 2014 es PsicoWorks el encargado de esta área.

A partir de septiembre de 2014 es PsicoWorks el encargado de esta área.

Psicoworks entidad especializada en Psicología Forense, con sedes en Vitoria y Logroño.

 

 

Haz clic en la imagen para visitar la página PsicoWorks

 

¿Qué es la mediación?

¿Qué es la mediación?

La Mediación es un proceso pacífico de intervención y resolución de los conflictos personales y/o grupales que ayuda a las partes a encontrar las soluciones que les son más favorables sin tener que competir por ello, ni dañar al otro.

Es un instrumento alternativo y complementario a la vía judicial para la resolución de conflictos.


¿Quiénes la pueden utilizar?

La mediación puede ser solicitada por aquellas personas que, viéndose involucradas en cualquier tipo de conflicto, quieran participar libre y voluntariamente, en la búsqueda de soluciones válidas y satisfactorias para ellas.

Por eso, la predisposición de las personas a querer participar, es imprescindible. No les servirá a personas que busquen poner obstáculos y dañar al otro. Es un instrumento para la paz y no para prolongar actitudes de lucha.

Su eficacia se produce cuando las partes permiten que la mediadora pueda ayudarles, pero esa ayuda requiere la colaboración activa de los solicitantes, aunque no sepan cómo colaborar. Es suficiente con “querer” participar y colaborar, para que la mediadora pueda realizar su trabajo profesional.

La mediación también puede ser utilizada y solicitada por varias personas y/o grupos enfrentados entre sí por cualquier conflicto.

¿Cuándo es el momento de utilizarla?

Teniendo en cuenta que, por lo general, los conflictos desde que se inician hasta que se acaban suelen prolongarse, el momento para iniciar la mediación puede ser cualquiera.

No importa que se haya comenzado un procedimiento judicial. La mediación puede tener efectos incluso en los procedimientos judiciales de cualquier tipo, como una forma de evitarlos, concluirlos, o como posibilidad de aminorar sus efectos.

Lo mejor y más efectivo, evidentemente, es acudir a la mediadora tan pronto como la persona perciba que cualquier situación en la que se vea involucrada, pueda dar lugar a un conflicto con otra persona o grupo de personas.

¿Cómo se desarrolla?

Una mediación es un proceso que se desarrolla mediante conversaciones dirigidas por la mediadora, entre las personas en disputa, y se realiza en varias sesiones, en función a las necesidades que presenta cada caso, pero que suelen oscilar entre un mínimo flexible, de 3 y un máximo, flexible, de 8.

 

 

Ámbitos de actuación

¿Para qué tipo de conflictos es eficaz?
La mediación es un proceso que sirve para tratar toda clase de conflictos.



En el ámbito familiar:

  • Separaciones y/o divorcios, antes, durante, o después del proceso.
  • los producidos por modificaciones de acuerdos,
  • los conflictos patrimoniales hereditarios,
  • Problemas en las relaciones intergeneracionales.
  • Conflictos en post adopción.
  • Conflictos derivados de tener personas dependientes a cargo.
  • Disputa entre padres e hijos/as que desean la emancipación.
  • Familias reconstituidas.


En el ámbito laboral:

  • conflictos de jerarquía y competencias entre distintos departamentos de la empresa
  • Cambios en la estructura y dinámica empresarial. entre empresa y trabajadores
  • Conflictos entre socios
  • Conflictos en empresas familiares como sucesión generacional, conflictos entre diferentes bloques familiares...


En el ámbito social:

  • Conflictos vecinales: ruidos, molestias, problemas entre vecinos, problemas con la comunidad...
  • Conflictos en arrendamientos: pagos, obras, mantenimiento, traspasos, acuerdos de renuncia...
  • Problemas comunitarios: con la Administración, barrios, ocupaciones, via pública...
  • Conflictos en asociaciones, fundaciones, ONG,s...



En el ámbito escolar y educativo: se ha convertido en una herramienta casi imprescindible para hacer más pacífica la convivencia entre alumnos, profesores y padres, debido a que puede utilizarse en todo este tipo de relaciones:

  • Conflictos entre padres y escuela,
  • entre profesores,
  • padres y/ o alumnos y profesores,
  • entre los mismos alumnos...



Para los conflictos más graves,
como los que se derivan de infracciones penales e incluso penitenciarias, también tiene una aplicación legal importante, porque las víctimas pueden obtener a través de la mediación, una reparación más satisfactoria, y no exclusivamente material. El infractor, a la vez que puede tener la posibilidad de reparar a su víctima, puede acceder a beneficios penales y/o penitenciarios.

 

 

Resolución de Conflictos

 “Los conflictos son situaciones en las que dos o más personas entran en oposición o desacuerdo a causa de la incompatibilidad entre sus intereses, necesidades, deseos o valores” ( Infante 1998)

 

Ofrecemos ASESORAMIENTO, INTERVENCIÓN y/o FORMACIÓN a la hora de solucionar  diferentes conflictos habituales en el devenir cotidiano.

 

La Psicología es el ámbito que nos aporta herramientas útiles para facilitar los recursos y estrategias más apropiados para solventar cada conflicto de forma constructiva y pacífica.

 

“La gestión positiva de los conflictos está muy relacionada con saber gestionar las situaciones emocionales que los conflictos originan. A menudo percibimos los conflictos negativamente debido al gran desgaste emocional que nos provocan”


Conflictos por los que solicitar nuestros servicios:

 

  • Conflictos intrapersonales:  son conflictos que evidenciamos como exclusivamente nuestros referidos a circunstancias íntimas, sentimientos encontrados, decisiones difíciles.. Un ejemplo sería la indecisión con respecto a la propuesta de un cambio de puesto de trabajo o un conflicto por motivos de conciencia, moral, identidad o valía personal,etc..

 

  • Conflictos interpersonales: se dan cuando el conflicto afecta a dos o más personas. Este tipo de conflicto resulta  casi  inevitable y afectan al bienestar emocional de las personas.. Un ejemplo los conflictos vividos en el seno de una familia donde los hijos  ya no acepten la autoridad y directrices de sus progenitores; conflictos de un trabajador con su compañeros ; entre superior y subordinado, etc.

 

  • Conflictos grupales: el conflicto afecta a tres o más personas..  Ejemplos son los cambios en los procedimientos de trabajo que la directiva de una empresa exige a los miembros de su plantilla; conflictos en comunidades de vecinos por discrepancia de opiniones, etc

 

  • Conflictos intergrupales:  cuando el conflicto se establece entre varios grupos de personas.. Ejemplos serían los conflictos entre departamentos dentro de las empresas; conflictos existentes entre la dirección de un centro escolar y el ampa; conflictos interculturales o sociales entre grupos de diferente procedencia y/o cultura, etc…

 

 

 

Prevención de Dorgodependencias

Prevenir las drogodependencias supone ser capaz de modificar los factores que contribuyen al desarrollo de un problema relacionado con el consumo de drogas. Numerosos estudios han puesto de manifiesto que el riesgo de abusar de las drogas no es el mismo para todo el mundo, sino que está relacionado con la exposición a diferentes factores que aumentan o disminuyen la probabilidad de que una persona determinada abuse de las drogas, y que reciben el nombre de factores de riesgo y factores de protección. Algunos pueden ser biológicos o hereditarios, sin embargo, se han identificado también factores de riesgo y protección relacionados con el entorno social y familiar.

 

Entre los factores de riesgo familiar encontramos:

  • La falta de supervisión de la conducta de los hijos.
  • La escasa definición y comunicación de normas y expectativas de conducta para los hijos.
  • Las pautas de disciplina inconsistentes o muy severas.
  • La debilidad de los vínculos afectivos entre padres e hijos.
  • La pobreza de la comunicación y la interacción padres – hijos.
  • La presencia de conflicto familiar.
  • Las actitudes y conductas familiares favorables al consumo de drogas.

 

Entre los factores de protección relacionados con el entorno familiar podemos señalar:

  • La existencia de vínculos emocionales positivos entre padres e hijos.
  • La existencia de normas familiares y pautas de conducta, claras y estables.

La utilización de métodos de disciplina positiva por parte de los padres.

  • La implicación significativa de los padres en la vida de los hijos.
  • El seguimiento y supervisión de la conducta de los hijos (actividades fuera de casa, relaciones y amistades, rendimiento académico, etc.).
  • El impulso y apoyo de los padres a la participación y vinculación de los hijos en actividades e instancias socializadoras.
  • La percepción, por parte de los hijos, de desaprobación familiar en relación al consumo de drogas.

 

 

La evaluación de diferentes programas de prevención de drogodependencias nos muestra que es posible enseñar a los padres a modificar y mejorar sus habilidades educativas y de gestión familiar, de manera que reduzcan los factores de riesgo y se incrementen los factores de protección a los que están expuestos sus hijos.

 

A medida que se favorecen los factores de protección mencionados y se promueven hábitos de vida saludables y una cultura de salud que incluya el rechazo al consumo de drogas, estamos potenciando las actitudes dirigidas a  reducir o evitar el uso y/o abuso de drogas y, por tanto, los problemas asociados a éste. En esta labor de prevención, la familia desempeña una papel fundamental en la transmisión de información y experiencias, de valores y reglas de conductas, de normas de convivencia, proporcionando estabilidad emocional y constituyendo un espacio que permite desarrollar en los niños aquellas capacidades socioafectivas (autocontrol, autoestima, expresión emocional…) y personales necesarias para un óptimo desarrollo evolutivo.

 

En los últimos años, padres y madres de hijos preadolescentes y adolescentes ha sido la población objetivo considerada la más idónea para implementar intervenciones preventivas de tipo familiar. Pero progresivamente, se ha comenzado a considerar que promover actitudes sanas respecto a la drogodependencia en edades tempranas de la vida es más eficaz que intentar modificar posturas erróneas ya adquiridas en edades más tardías.

 

Facebook Adara